Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Lorena Montaño Alvarez

Colegio de Bachilleres

Lectura 1

El tema “identidad” nos remite necesariamente a la reflexión filosófica acerca de la esencia. En el caso de la pregunta  ¿cuál es la esencia del hombre?  Nos  encontramos con variadas respuestas: la esencia,  es decir, lo que distingue al ser humano de cualquier otro ser es su racionalidad, su búsqueda del bien, su capacidad transformadora, su sentido lúdico, su compromiso social, etc. Pero cuando la pregunta se restringe no ya “al hombre” sino a “mi mismo” la respuesta se torna  aún más compleja: ¿qué me distingue de los demás? ¿qué me hace único? De ahí que la filosofía se convierta en un ejercicio imperioso para todo aquel que busque dialogar consigo mismo para  entenderse. Quién no lo ha hecho, sobre todo cuando, de  manera natural, nos rebelamos contra cualquier idea o acción que nos parezca impuesta por el deseo o la voluntad ajena.

Te presentamos aquí ciertos párrafos de filósofos que puedan ayudarte a iluminar el oscuro recinto donde habita nuestro ser, nuestro “yo”, tan oculto a los demás como a nosotros mismos.

“Existen hombres decididos a no contentarse con la realidad. Aspiran los tales a que las cosas lleven un curso distinto: se niegan a repetir los gestos que la costumbre, la tradición, en una palabra, los instintos biológicos les fuerzan a hacer. Estos hombres son los héroes. Porque ser héroe consiste en ser uno, <uno mismo>. Si nos resistimos a que la herencia, a que lo circundante nos impongan unas acciones determinadas es que buscamos asentar en nosotros, y sólo en nosotros, el origen de nuestros actos. Cuando el héroe quiere, no son los antepasados en él o los usos del presente quienes quieren sino él mismo. Y este querer él ser él mismo es la heroicidad.

“No creo que exista especie de originalidad más profunda que esta originalidad “práctica”, activa del héroe. Su vida es una perpetua resistencia a lo habitual y consueto. Cada movimiento que hace ha necesitado primero vencer a la costumbre e inventar una nueva manera de gesto. Una vida así es un perenne dolor, un constante desgarrarse de aquella parte de sí mismo rendida al hábito prisionera de la materia.” Ortega y Gassete, Meditaciones del Quijote  Cap. 15 El héroe, pp. 226-228.

Retoma el párrafo anterior, poniendo especial atención en lo subrayado, y decide si participar en el teletón es un acto voluntario. Por otra parte diseña otras formas de ayuda más comprometidas. Verifica la diferencia entre ambas acciones.

 Continuemos con el análisis de otra idea:

 Del dicho al hecho hay un gran trecho –exclama el vulgo. Dice  Nietzche: “Es muy fácil pensar las cosas; pero es muy difícil serlas.” Esa gran distancia que va del dicho al hecho, de pensar algo a ser algo es la misma exactamente que media entre cosa y yo.”

La distancia entre ser, “estar ahí”, y existir, “tener un proyecto y llevarlo a cabo”, depende de la voluntad para lograrlo: “Héroe es quien quiere ser él mismo. La raíz de lo heroico hallase, pues, en un acto real de voluntad.” P. 231.

José Ortega y Gassete, La deshumanización del arte, p. 141.

Es evidente que “ser uno mismo” es un compromiso, un reto, un problema existencial que sólo se resuelve cuando existe la voluntad para ello. Reflexionemos ahora acerca  de este  concepto y para ello sirvámonos de la filosofía:

“Virtud etimológicamente proviene de vir, fuerza o valor.”  

“La virtud,  como lo más  propiamente humano, debe triunfar o ser rechazada; el hombre quiere vencer, porque lo que no vence está ya como muerto y “nada peor que estar muerto antes de morir”, según advirtió Séneca.”

Fernando Savater, La tarea del Héroe p. 167.

“La mayoría de los hombres acatan las virtudes como algo ajeno, impuesto, en buena medida convencional y, por tanto discutible: pero en el héroe la virtud surge de su propia naturaleza, como una exigencia de su plenitud y no como una imposición exterior.”

“El héroe es quien quiere y puede. -Querer y no poder, poder pero no lograr querer- es lo fácil; lo difícil es triunfar, querer y poder.” Ibidem. PP. 168, 169

Considera los párrafos anteriores y examina las consecuencias para ti entre ejecutar  acciones dirigidas y otras propuestas por ti. Fundamenta cuál de estas acciones es mejor, demostrando tus razones.



escrito el 25 de Febrero de 2012 por en Bloque I. Filosofía y Conciencia del Ser HUmano,Identidad e Identidad Cultural


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar